Casa Rural: Cortijo “Peñarrubia” en Caravaca de la Cruz.

Con casi 2 kg de más, he vuelto este finde. Junto con Oscar, Ana y Alfredico, nos pillamos una casica rural en Caravaca (“Cortijo Peñarrubia”). ¿Por qué elegimos éste? Hace más o menos 10 años que estuvimos alojados allí, lo recordábamos con mucho cariño y, sobre todo, por tener uno de los mejores paisajes, rutas y entornos que nos hemos encontrado en las diversas casas que hemos alquilado.
Antes de llegar, ya teníamos una sensación de CUTRERÍO de los dueños. ¿Por qué? Hemos tenido que llevarnos nuestras propias sábanas y toallas, cosa que no me han pedido NUNCA, ni siquiera en una casa (por llamarla así) donde estuvimos cerca de La Hoya (Lorca), a la que bautizamos como “Hobbiton”, y donde no podíamos encender dos bombillas al mismo tiempo sin riesgo de quedarnos sin fluido eléctrico. Y, además, el precio inicial (150 euros el finde, muy barato, pero claro, como para cobrar más …) se veía incrementado al día en 15 euros por la calefacción!!! Pero ¿dónde se ha visto esto? No seas cutre, y mételo en el precio, y no pasa nada, pero si me lo dices, quedas como lo que eres, un CUTRE.
Este detalle, ya te hace pensar “qué coño me voy a encontrar cuando llegue?” … dicho esto, “arrivamos” el viernes por la tarde, atravesando una niebla que ni en White Chapel, y con el dueño de la casa dándome las largas a menos de 2m de distancia por la “carreterucha” de acceso … Al entrar, me llevé el primer chasco: la chimenea era una “estufa”. El rincón de la chimenea estaba, pero en él, habían instalado una “estufa-caldera”. La idea de cocinar sobre las brasas, se diluyó inmediatamente … Pensé, necesito una cerveza inmediatamente … pero a la propietaria, se le había olvidado encender el frigorífico (de gas) … ¿Cómo coño se te puede olvidar encenderlo si sabes que tienes clientes? Otro detalle de la dejadez de esta gente. Solucionamos el contratiempo pidiéndole al marido que nos subiera, al menos, una bolsa de hielo.
Una vez nos dejó solos, comprobé la “extremada comodidad” del sofá que, cariñosamente, bautizamos como “el Roche Bobois”. ¡¡Maaaamma mia!! Ni en un piso de estudiantes he visto semejante MIERDA. ¡Era absolutamente imposible estar sentado más de 10 minutos sin sacarte un muelle de la espina dorsal! Aunque, la “alfombra de fakir” donde tuvimos que dormir las dos noches, no se quedaba corta en la escala de ARMAS. Ni en mi “zulo” de Madrid he tenido una cama y un sofá tan INÚTILES (a no ser que seas miembro de una Secta de Tortura).
Las colchas y almohadas solo servían para tirarlas a una incineradora: ¡asquerosas! En fin … que, como veréis, la cosa pintaba “torcida”. Más detalles lamentables: las barbacoas de fuera, estaban llenas de cenizas de hacía semanas, hojas mojadas, parrillas (que no eran tales) oxidadas … vamos, dejadez. El complejo rezumaba dejadez. Insisto.
Aún así, lo hemos pasado muy bien. Sobre todo, culinariamente hablando. Unas migas “de fe” espectaculares el sábado, y un arrocico “romerizado” de lujo el domingo … unos paseitos matutinos muy recomendables (aunque cortos, por llevar peques) … un silencio acogedor … unas vistas preciosas …
Vamos que, la calidad del lugar y las casas, muy bonitas, no merecen la cutrez de estos dos personajes. “Estamos cobrando lo mismo que hace 15 años”, se atrevió a decir la chica. Todos nos miramos con cara de “nos ha jodido! Si quieres, me cobras como un hotel 5 estrellas por dormir en ese potro de tortura y taparme con esas colchas y colchones que forman un ecosistema propio!”
Conclusión: un finde genial para desconectar, echar unas risas, unos paseos, disfrutar del silencio, del aire, de la luz, de los árboles, y un alojamiento muy recomendable de no ser, recalco nuevamente, por la CUTRERÍA de los propietarios, que, para más enjundia, se pasaron todo el fin de semana en la casa de arriba, lo cual, no es que deje mucha libertad para hacer o deshacer (aunque, en este caso, no fuéramos un grupo de “salvajes”).
Os dejo el link por si acaso: http://www.caravaca.com/
Pd.- cómo me alegro que los putos azafatos se piraran de Pekín Exprés … ahora que, las vascas pesadas, quejicas y “listas”, no quiero que ganen! Por favor, Manolo y Marta que se lo lleven todooooo!!! Ved el momento, que merece la pena!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *