Pesadilla en la cocina: “El Parador de Villa” …

… en Villaviciosa de Odón (un “pueblecito” del que guardo una grandísimo recuerdo de niñez). Allá que llegaba el Maestro @albertochicote y el equipo de @pesadillalacocina esta semana a comprobar en el terreno los problemas de “El Parador de Villa”, un restaurante de comida “americana”, o debería decir simplemente de “Fast Food” o “Hiperespacio Food” …
“Por la FUERZA de mis pelotas!
Spaghettis en 1 minuto!!
Esto sí que es HIPERVELOCIDAD”
Hay una máxima en cualquier oficio artesanal: el resultado, dependerá del esfuerzo y el material que uses. Si no le pones corazón y usas género de calidad similar al cartón piedra, no esperes que vuelva.
El de ayer, fue, sin duda, el programa más “especial” (al menos, para el que suscribe) y emocional que hemos podido ver. Desde el principio, y a pesar de parecer, de nuevo, un cásting de despropósitos, se veía que esta familia, para nada, era mala gente. Lo que se vió fue un hombre sobrepasado al límite por las circunstancias y por estar arrastrando a su familia al infierno. Esto, para cualquier persona, en su sano juicio, debe ser demoledor para el flujo sanguíneo.
Así, nos presentaron a Luismi, el propietario. Sigo pensando que lo de que “aprendió a cocinar con Ratatouille” es coña. De él, casi lo he dicho todo ya. Conocimos entonces a Esther, su mujer. Una mujer enamorada de su marido, de sus hijos y de su familia. Una persona que no se le vió malicia o desidia en ningún momento, a pesar de que, el resto de la “crew”, sacó de quicio (como para no) al Maestro. Antonio, el hermano. Otra persona que llevaba detrás un “back ground” digno del peor drama (real como la vida misma). Y, para culminar, el “amigo de las niñas” Josué. Menudo figura! Hasta cuando se reformó el local (el que más me ha gustado hasta la fecha!!!!) seguía pensando en su “wasap” y sus ligues … “me voy a hinchar” … creo recordar que fue de sus últimas aportaciones …
Allí que entró Alberto a un sitio que me recordó a un comedor de crucero del siglo XIX … No sin antes, ver la realidad de la situación: SE TRASPASA … era muy, pero que muy FEO. Es así, no puedo maquillarlo. Empezamos mal cuando, nuevamente, Luismi, admite no ser cocinero … es un gran hándicap para un restaurante. El peor, diría yo. Pero, no hay nada en este mundo que, con corazón (por no decir cojones) y fuerza, tire “pá lante”.
Una vez pedida la comanda, la cara de Alberto Chicote en el momento de comprobar cómo se pueden servir unos spaghettis boloñesa en 1 minuto (calientes, pero malos), fue premonitorio. Un menú de cuatro platos, en quince minutos! Récord! Lo pero del menú, no fue la comida en sí. Sino el PASOTISMO EXTREMO que demostraron todos, pendientes más de las chicas de la barra, que de las necesidades, en este caso, de un cliente muy especial. 
“Esto es lo que le digo al Parador de
Villa. Hola #PROST.
A mí señal, pimientos y salchicas!”
Podría extenderme en decenas de “highlights”, para bien y mal, pero eso, vendrá después. El Maestro comprobó de primera mano lo que todos estábamos observando: Luismi era un general romano venido a menos. Y, lo peor, era que la gente que tenía detrás, no tenía la fuerza suficiente para hacerle reaccionar, y se estaba hundiendo con su líder. Poco a poco, y sin remedio. El principal problema con el que tuvo que luchar Alberto ayer fue el de una persona incapaz de darse cuenta de todo esto. De tomarse la visita del programa como un examen: “a ver mañana si le hago algo que le guste” … No era cuestión de agradar a Chicote. Error.
Allá que comenzó el servicio y allá que empezamos a ver los despropósitos. Platos fríos, mal cocinados, clientes yéndose del local … pero lo más triste, fue la impotencia de Chicote al oir comentarios como: “al gusto de todos no se puede ..”. Error. “Pues así la gente ve estas cosas en youtube y se ríe”. Error. “La culpa del pescado crudo, de la nevera”. Error. “Tocas todo y nada”. Error. Lo dicho, lo que se veía era un hombre absolutamente hundido y recomiéndose por dentro a una velocidad de vértigo.
Entonces, llegó un gran momentazo. La “caballo terapia”. ¿Habrá animal más bonito, con mejor plante y que desprenda más cariño y ternura que un caballo? Solo he tenido una sensación de paz similar, y fue cuando tuve la grandísima suerte de navegar entre ballenas en Sudáfrica. Todo, repito, todo el mundo, debería tener contacto con estos animales a lo largo de su vida. La conversación repleta de sentimiento entre Maestro, aprendiz y esposa fiel, bajo el agua nieve, fue … pues eso, coño! Emocionante. Escribiendo estas líneas … snif … Sí, soy un romanticón, pero como otras veces he dicho, se ve que, el ser padre de dos tesoros, me habrá reblandecido la patata. Pero muy contento por ello. Ahí, el general romano Luismi, se dio cuenta de que no podía abandonar a su suerte a toda esa buena gente que llevaba detrás. Se dio cuenta de que, alguien, y ese alguien, solo podía ser él, tenía que CUIDAR de su gente.
Los chicos del montaje … entraron … y entraron como Atila entraba en los campamentos de sus enemigos. ¡¡Qué pasada!! ¡¡Cómo me gustó!! ¡¡El más chulo, para mi, de toda la vida del programa!! Una auténtica transformación … hasta de nombre … un nombre que también molaba! #PROST … “el ruido que se hace al chocar dos jarras brindando” … ME GUSTA. Y ya, para colmo, con “Losing my religion” de REM. Mi canción. Aquí, ya, la patata, se me coció del todo. 🙂
¿El Nuevo menu? Pues en la línea de siempre … haciendo salivar y pensar en ¿por qué habré cenado tan temprano? Y, ayer, se vió que Alberto puso toda, pero toda la carne en el asador. De hecho, se le vió muy, pero que muy implicado. Es lo que tiene ser buena gente y enseñar, a otros del mismo costal. Que te dan ganas. Y esas ganas, ayer, en el Maestro, rezumaban por los costuras de su cuerpo entero. (Demasiado melosico me pongo? Es que, es así!) Qué envidia ver la clase magistral que recibió Luismi. Que alegría ver cómo puso los cinco sentidos. Y, qué alegría ver, que, dos meses después, el sitio marcha, y marcha bien. Gran y sorprendente final. Tal vez era lo que le faltaba al programa: rematar esa esperanza que, a la postre, da a todos los lugares donde no puede ir Chicote. Mostrarla. Ver que se puede. Una vez más, gracias. Me encantó.
Highlights: (no sé por dónde empezar)
– “un camarero más pendiente de las faldas que de las comandas” … el sonidito de notificación del “Wasap” cada vez que el amigo Josué, soltaba una perla … buenísimo!!
– “tienes menos sangre que una zanahoria” … un clásico …
– “cuando la carne está del color del mango del cuchillo, tenemos un problema” … ilustrador …
– El momento “hostiazo” con la cebolla pelada por el hermano … jajajajaja … siento ser tan cabroncete, pero me reí muchísimo … “Todavía me duele”, decía al rato el pobre Luismi.
– “pero es que los árboles no te dejan ver el bosque, o qué?” … jajajajaja Antonio incapaz de ver una montaña de rollos de papel de cocina …
– “esto está más frío que el rabo de un perro” … jajajajaj, nunca lo he tocado, y que Tutatis me libre, pero visión táctil absoluta,
– “yo sí que te voy a almondiguear”! jajajajajajaja, el mejor!!!
– “no eches eso como si fuera la manguera de una gasolinera!!”, cuando Antonio mostraba su escasa pericia en la cocina …
#momentazos … y hacemos un paréntesis serio … las conversaciones con los cabezas de familia … me encogieron el corazón, la verdad. Cuando uno se pone en el lugar de los miles de personas que hay en situaciones similares … uuuuuuuf!!! Ayer, se vió al maestro con los lagrimales más que húmedos … Pero esto debe ser la vida, no? SUPERACIÓN, CORAZÓN, ALMA y SER BUENA GENTE. Así, sí se puede y se debe ir por la vida.
– El culmen de ayer, y para mi, el resumen de todo, fue lo que pronunció el Maestro: “Disfrútalo”. Ya lo dije anoche vía Twitter: “disfrutar con lo que uno hace, no hay más”. La gente que tiene EL PRIVILEGIO de trabajar en lo que le gusta, debe ser consciente de ello. Y, tras el emocionante aplauso del comedor, y comprobar que, dos meses después, la cosa marcha, seguro que, al fin, Luismi y su familia, vuelven a sonreir y, ante todo, DISFRUTAR.
Siempre he comparado a un cocinero con un payaso. Sí. Los dos, son profesiones que tienen, como único objetivo, hacer sonreir a la gente. ¿Y, hay premio más bonito? Para mi, no.
Gracias a tod@s los que os habeís subido al carro de este pobre aficionado, y a esperar que, esta semana, superemos las 1.000 visitas a este gili-blog!!
** Para @albertochicote … espero que, este fin de semana, disfrutes en mi “ciudad”, MURCIA. El destino, y mi gafe particular, se han encargado de no poder estar aquí y verte en persona. ¡¡No olvides tomarte una “marinerica” con una buena caña”!! Nada de agua eh? 😉
No quiero terminar sin felicitar, de nuevo, a los profesionales de @chefaporter (www.chefaporter.com). La bandana motera de Antonio … muy grande! 😉
¡¡¡BUEN FINDE A TOD@S!!!
#PROST
by @disparatedeJavi
“Qué te he dicho de pelar la cebolla Antonioooooooooo…!!!!”

Comentarios

  1. dice

    Me acabas de hundir en la más profunda “miseria” … será porque las deudas le exprimían y ha decidido sacar “pringue” de todo esto?! …

  2. pier francesco dice

    cada vez me convenzo mas q la gente q pasa por pesadilla lo hace para q le reformen el local y la cocina gratis

  3. dice

    habrá de todo … pero por ejemplo: el Sagar y el Katay, marchan, y bien … este hombre (creo) habrá saldado todas sus deudas en los primeros 2 meses, y luego, habrá dicho “esto, en el fondo, no es lo mío” .. y habrá puesto el traspaso … ahora que, 45.000 euricos “solo” … (de todos modos, aviso! en breve puedo tener noticias directas de la situación del Prost!) No dejéis de seguir las incidencias en @disparatedejavi

  4. dice

    lo prometido es deuda!! INFO DE PRIMERA MANO Y CALENTITA: sigue abierto y funciona de lujo. No lo traspasan, es mentira. Si no queréis perderos detalles de todo esto, seguid muy atentos a @chefaporter …. fotos en breve …

    ¡¡¡SUBIDÓN!!!

  5. dice

    El bar de ayer (porque era más un bar que un restaurante) me dio la misma impresión que el de la semana pasada: el típico bar de pueblo/barrio con menú al que va la gente cuando sale del trabajo. Ver cómo quedó después de la reforma es para flipar en colores, qué guapo!

    La coletilla final del programa (el “cómo les va…”) no es la primera vez que lo veo. En la edición americana del programa lo hacen mucho. Incluso hay capítulos que dedican por entero a revisar restaurantes que aparecieron en el programa, para ver cómo les van las cosas. Espero que Chicote también lo haga.

    Un saludo, me gustan mucho tus posts sobre el programa!

  6. dice

    Gracias Calgar! 😉 si, en la versión del Chef Ramsay hay partes de temporada en que van a comprobar cómo siguen los sitios … tal vez PEC tome nota … por mi, encantado! 😉

    Lo dicho, gracias y bienvenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *