#ChefPorUnDía Murcia …

Muchos fueron los pensamientos que me empujaron a presentarme al primer “Chef por un día” organizado por @lasfloresqt (“Las Flores Quality Tapas“): el primero de ellos, “El Escondío“, un proyecto nacido como tantos otros de la ilusión. Pero una ilusión ya no enfocada a la satisfacción únicamente personal, sino a una ciudad, Murcia, que le sigue faltando “SAL y ESPECIAS” que le den el toque que, con solo poquito, podría tener. El segundo, conocer “têtê a têtê” a varias personas.

Pues allá que me embarqué y decidí elaborar el “Salmorejo Genital“. Ocho éramos los finalistas y ocho fuimos recibidos por @dlcocinero (David López Carreño) y por el personal de “La Tapa”. Desde el principio (hablo por mi) me hicieron sentir muy a gusto, tranquilo y casi como en casa. Es así. Ya dentro de la cocina, la cosa no varió ni un ápice. Toda esa tranquilidad y ligereza a la hora de tratar a la gente, ayuda y mucho. Cada uno cogió su sitio, sus utensilios … sus “cosicas” para emplatar, vaya, y se puso a lo suyo.

“Yo? He ganado yo?”

Llegaba Begoña (@Bego_LASALITA) y echábamos un ratico con ella hablando (unos más que otros) antes de ponernos manos a la vajilla. El jurado (se completaba con @gastronomomurci y José María Vera, Jefe de Cocina de “La Tapa“, otros dos grandes tipos) tomaba sus posiciones y nosotros, las nuestras. Otra buena señal del día fue que me tocó el número “7”, el de mi suerte.

Los platos salían de uno en uno con una diferencia de 10 min, hasta que me llegó el turno y allá que presentaba mi gilicreación. Admitir que fue el único momento que sí me puse algo “nervias”. Que gente así sentencie tu cocina es algo …. pues eso, grande y que puede ser jodido al mismo tiempo si no tienes el cráneo amueblado conforme a tus posibilidades reales. Y aquí vino una sorpresa, mejor dicho, un sorpresón con el que no contaba. Aparecía @JulioVelandrino justo cuando me encendía el “pito del relax” antes de conocer el veredicto.

No me voy a extender ni voy a dar detalles de lo que recordaré siempre como ya dije en twitter de “uno de esos días bien graciosicos que se pasan rodeado de buena gente” (#esAsí y no hay más). Aquí, acaba mi crónica culinaria porque, el final, ya lo sabéis. Tenéis que probar la tapa e ir a la Plaza de las Flores a por ella. Un gran premio fue la guinda (al concurso) y facilidades dadas, todas y más.

El resto del día, conversaciones, anécdotas, risas, chascarrillos y sentimientos, váis a perdonarme, pero queda para ellos y para mi. GRACIAS A TODOS, a unos por una cosa, a otros, por otras, pero el día …. se quedó corto al final, siempre buen síntoma.

(Foto portada: revistagastronomo.blogspot.com)

@disparatedeJavi

“ah, ya, la receta …. ésta es!”

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *