Top Chef 2, “Uno de los huertos”

Empezaba esta segunda entrega con la prueba por la inmunidad (de FUEGO) como ya es costumbre. Esta vez, sería la PATATA la estrella de sus platos. Fran empezaba a destaparse como otro gran competidor y David “Lingüini” nos contaba que era la primera vez que se alejaba de su ático y ratón. Mientras tanto “Initry” se crecía y se declaraba como la principal mondadora (o segadora) de patatas del lugar y todos se ponían tubérculo a la obra para intentar destacar una de las “cualidades que debe tener toda cocina, HUMILDAD”, decía Alberto. “Y qué mejor producto para ello?”, seguía …. pues hala! A darle que empezaban para ver quién sería el primero en cortar más y mejor “a puntilla”. Laborioso para algunos inquietos.

“Pasen y vean cómo se descuartiza una patata!”
(davelandweb.com)

“Ya … sé … mondar”
(wifflegif.com)

Bacterio ya se iba haciendo su plan en la mente: “sabor e imaginación, qué coño tradicional” … Joaquín “el puma de las raseras” confesaba que hacía más de 10 años que no pelaba una y el “Profesor” decía que para eso estaban los “stagers” … en fin, que a currar y a mondar! Fran decía que, pesar de ser el jefe de cocina, le molaba hacerlo por sus patatas souflé “del Coque”. Los cuatro primeros que lograran mondar su caja y con un corte adecuado, pasarían a la segunda fase de esta prueba. Initry terminaba la primera con sus “medias patatas” y las de Pablo “el buen hijo” pesaban más bien poco tras el trabajito. Víctor, el antes conocido como “Tintín The Artist”, tras lo de ayer “el Jinete Eléctrico“, era el primero en pasar ronda seguido de Lingüini y Teresa con su “peladura de manzana“. Carlos no llegaba y Fran con su corte rasurador y a pesar de terminar el séptimo, era el último elegido para continuar la prueba.

Fran ante su menú diario …
(gifsoup.com)

Así, debían transformar la patata en “algo maravilloso, que fuera la reina“, para lo que disponían de 30 minutos con la advertencia previa de Susi de “no querer ver una simple patata frita”. David “Lingüini” se tiraba por unos ravioli, mientras que Teresa “porque yo lo valgo” apostaba por su línea manchega con un “tocinico” rico. Fran se montaba una versión de un “guiso marinero” que ya empezaba a dejarnos con la boquita bien abierta y Víctor prefería que su plato “fuera bonito y que te diera pena tocarlo” … mmm … tampoco es eso! A partir de aquí, Fran es “una mente maravillosa” para esta GiliWeb.

En el almacén, Carlos apuesta por su amigo Víctor (y a mi, me gustó mucho su idea, una vez más) y en plató Alberto se refrotaba manos y paladar esperando el resultado de los platos: “me encanta tener que pensar 50 veces el plato que más me gusta“. Llegaba el momento de la valoración y era Víctor quien primero pasaba por la quilla del jurado con sus “patatas fritas por mis pelotas, Susi” que se quedaban a “3 pueblos de cocción“. David y su cremoso de patata pasó con más pena que gloria ante los jueces hasta llegar al de Fran cuyo punto del calamar sobresalía. A Teresa “le faltó algo más de RnR” mientras que se quejaba del poco tiempo disponible. El veredicto pareció evidente: Fran “una mente maravillosa” se alzaba con el primer brazalete “ni me manches” de esta Edición por ser “el cocinero que más cosas nos ha revelado“.

Para la prueba GRUPAL se iban a desplazar a la Huerta de Carabaña donde se iban a formar los tres equipos partiendo del inmune de estreno que debía elegir a los capitanes de los otros dos. Bacterio e Initry fueron los escogidos no precisamente por las razones que Fran expuso. En eso, había que darle la razón a Carlos. Pero ea, esto es un juego y todos lo tenemos claro, al menos el que suscribe. El equipo GRIS se formaba por Fran, Pablo, Marta y Rebeca. Un buen grupo de soldados. El NARANJA capitaneado por la gallega lo integraban David, Peña y Marc “una proposición indiferente” (nuevo #gilimote). Finalmente, en el MORADO quedarían Carlos, Víctor, Joaquín y Teresa. Todo el mundo imaginaba que Bacterio sacaría lo peor de él como jefe y para nada! 60 minutos.

“Romescu??? Popescu??? Qué decis?”
Marc´s rules.

Cada equipo debía elegir a su runner para ir al huerto a recolectar sus ingredientes. Joaquín, Marc y el propio Fran carretilla en ristre salían a por su producto. Joaquín cumplió hasta con “esas flores y cosas que no se comen nunca” (Bacterio) y con conocer qué cogía exactamente algo que Víctor dejó claro que no, cómo que no. Fran, agotado y con la tráquea reseca llegaba con su “cestita” mientras que Marc, pasando absolutamente de su capitana y del romescu, cogía todo “el verde” que se cruzaba a su paso. Ni tomates, ni ajos, ni leches. Él a su idea que intentó imponer una y otra vez sin cesar. El equipo MORADO parecía olvidar quiénes eran sus comensales y, a la postre, jurado. Los agricultores de la zona ya veíamos que no encajarían muy bien con la “cocina extrema” de Carlos. Era evidente. Pero su problema con “pararse, observar y escuchar antes de”, le pierde.

“Infusionas tierra dices? … No?”
(gifsoup.com)

Y llegaba el momentazo de la noche: aprendemos a infusionar tierra con aceite, a “hacer ciencia”! Jajajajaja … ya os lo dije la semana pasada. Estaba convencido que este pequeño genio loco nos iba a sorprender (véase el final). Fran, a lo suyo, dirigía a su equipo con maestría y delicadeza a la vez que seguro. Es así. En el equipo naranja la eterna enmienda de Marc y sus verduras hacían finalmente cambiar de opción de plato. Insisto, para mi, porque cogió lo que finalmente él quería cocinar. El resultado es otra cosa. También es cierto que si yo me veo que el capitán cojea soy el primero en no dejarme arrastrar: “si no cambiamos ya nos vamos a la mierda“, dijo. Y no anduvo muy equivocado. Pero Carlos no se iba a dejar vencer tan fácilmente y nos gritó claramente que era el “puto Dios del Jugo potente” jajajajaja … jajajaja qué pibe! “Eso es tierra, tierra?“, le preguntaba Alberto y él en su línea “algo diferente” … “y tanto”, le replicaban. Los lugareños esperaban pacientemente su manduca para la que deseaban unas buenas “habitas con jamón” pero “espárragos no que había un riñón izquierdo jodio” jajajaja …

Honorato is coming …

Y aparecía el “Maestro en Verde” @rdelacalle, “el cocinero que susurraba a las plantas”, volvía al programa tras su paso el año anterior. ¡Qué gusto da ver a cracks como éstos! Escuchar a estos tíos no me cansaré de decir que siempre es aprender. Llegaba la hora de emplatar y servir ante el Jurado. El equipo GRIS, a pesar de poner una “mini tapa” no caía en el retorno de un clásico de Top Chef: la #ChicoteDuda. Seguía adelante con su idea. Unos raviolis de acelgas bajo “explicote de plato” que gustaban a la mayoría de comensales que estaban “acostumbrados a comer en grande” y que al Jurado le parecía “rico en general y espectacular tras el contraste de sabores“. El “Huerto Kiaora” del profesor Bacterio “hasta se podía regar”, pero para Rodrigo de la Calle era “difícil de comer, monótono y no un primer plato, sino un postre“. Y así, iba a saltar la “sorpresa”. El equipo NARANJA presentaba lo que para Carlos eran unas “putas verduras salteadas” pero que, sin embargo, para el resto de los allí presentes había sido la mejor elección: “ensalada sin tocar” que para Yayo había sido perfecta y a Rodrigo le molaba que hubiesen utilizado “verdurines”. Un puntazo para Marc, pero ojo con la indisciplina. Llegaba el momento de desenfundar cuchillos y lo esperado: Carlos alzaba el rojo y estallaba con un “Anda y que los follen a todos” jajajajaja equilibrio poco, poco.

“No pidas alginato, no pidas alginato”, Carlos.
(Honorato, el regreso)

La gran sorpresa de la noche llegaría en la anunciada repesca que tampoco lo era tal cual. Ante todos se presentaba Honorato “de hoteles, un rato” para competir con los cuatro perdedores de la noche. No sabemos muy bien el motivo del por qué de su regreso (al menos, tan pronto, no como en formatos similares o la anterior edición) pero lo cierto es que allí se presentaba llegando “hasta el infinito y más allá“. El resto de concurChefs se alegran y apoyan al hombre (como debe ser por otro lado) pero mi opinión está con Bacterio y “El Puma de las raseras”, no merecía tener los cuchillos. Esta segunda oportunidad espero que no responda a criterios “ante todo televisivos”. Pero … “a lo hecho, pecho”. El peor de los cuatro (Carlos, Víctor, Teresa y Joaquín) se vería en duelo con el aspirante.

He llegado …

Para ello, disponían de 40 minutos para preparar un BACALAO del modo que gustasen en tanto que Bacterio “mandaba a tomar por culo” al mundo por no ver un bote de azúcar de 5kg! jajajaja … Joaquín preparaba unas “lentejas con bacalao”, Víctor subestimaba nuevamente a Teresa con su “atascaburras” y su destreza en el pescado (será por aquello de ser “de interior”, no sé) mientras que se ganaba su nuevo mote, Carlos se inclinaba por unas kokotxas. Al canario se le olvidaban las setas en el último momento y a Honorato le subía el cosquilleo tras finalizar su nuevo plato combinado style version de los “3 bacalaos”. Carlos sería el primero en ser valorado y fue la primera vez que le hemos visto sonreir de verdad. Yayo dijo de su creación que le “puso los pelos de punta a los 2 segundos” y que siguiera por esa línea tan fina como el “pelo de una gamba” que separa riesgo de fiasco. Lo decía la semana pasada … este chico promete y sorprende. PLATAZO fue la calificación final. Teresa y su “atascaburras de laboratorio” no convencían ni a Susi ni a Yayo. Las lentejas en textura semi chapapote de Joaquín se estrellaban con el anhelo de la ilicitana por la cebollita y el “bacalao carbónico” de Víctor suspiraba por haber encontrado la albahaca y no el orégano en exceso.

“Qué?! Os divertis? Ahora veréis quién es Honorato!”

Teníamos el último duelo bajo los focos entre “El puma de las raseras” y “De hoteles, un rato”. El bacalao de Honorato tenía que estar más frío y tieso que las pelotas del Yeti pero ahí que presentaba sus 3 racioncitas y los Chefs lo cataban: “plato que esconde mucha verdad“, lo calificaba Chicote mientras que todos coincidían en que el punto del pescado estaba perfecto. Así, el de Carabanchel  recordaba que, al final, lo realmente importante es que el plato estuviera bueno y no solo por llevar lentejuelas pasara de ronda. Joaquín mascaba la tragedia como así fue: “Cede tus cuchillos a Honorato y vete“, recaía sentencia. “Algo habré hecho mal o mis compañeros mejor“, se despedía este delicado cocinero. Subestimar a Honorato, como suele pasar, un error. Las caras del resto de concursantes al comprobar el resultado final, todo un poema que palpó el recién llegado. Pero es que, en el fondo, todos pensaban al igual que Bacterio & me, insisto, por mucha valía, lucha y entrega que tenga este hombre. El paso de las semanas nos dará la razón o callará la boca para los restos. Veremos.

Pedazo de programa. La llegada de las pruebas grupales da otro tufillo y aire al igual que las eliminaciones necesarias como en todo concurso. Esperando la semana que viene para poder volver a ver nuevamente a Ángel León al que se le echa de menos en esta edición. Viajaremos a Galicia y, las imágenes, ya prometen lío en el laboratorio. De momento, Honorato, vuelve a ser “uno de los huertos”.

Highlights: otra semana más y las que restan, son protagonizados por Carlos “Bacterio Extremo”:

– “Bonito mundo el del filete de patata“, las mondas dejaban mucho que desear.

“Os dije que entraría Honorato…
El alginato nunca miente …”
Bacterio Lab.

– Las caritas de Yayo al calzarse un pedazo de ajo fugitivo en el plato de Fran.

– “Para ti eso es un concurso? Vete a tu restaurante a cocinar!”, mosqueado Carlos con Fran por no decir la verdad sobre el motivo de su elección como capitán.

– el momento de ganarse el mote de Marc “una proposición indiferente” … tostonaco dió para pasar ronda.

– La infusión tierra-aceite “haciendo ciencia” y pidiéndole a Joaquín que cogiera “florecitas y cosas de ésas que nunca se comen”, ya me hicieron sacar las carcajadas para rematarlas con “yo soy el dios del puto jugo potente” jajajaja.

– el resurgimiento de la #chicoteDuda … un clasicazo.

– momento #ChicoteRunning.

– por supuesto la aparición de Rodrigo de la Calle.

– los lugareños en sala de espera también me hicieron sonreir bastante. Qué grandes.

– las subidas y bajadas de temperatura cerebral de Bacterio para terminar regalando, al fin, una sonrisa ante su valoración.

– la demostración de la electricidad que puede llevar uno en el cuerpo de Víctor.

– Teresa: “si Honorato se quedara con mis cuchillos, me jodería mucho“. Pensado por todos.

Lo dicho, a esperar una semana y a seguir disfrutando con estos concurChefs.  Gracias a tod@s por seguir dándole al contador. El jueves, primera ronda provisional de michelines aunque, como Marta, hay alguno que aún no tiene dorsal propio.

@disparatedeJavi 

Dura la semana de terapeuta que le espera a Carlos con Honorato a su vera …

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *