Top Chef 2, “La Gran Barbacoa a la americana”

¿Quién no ha comprado mil y una “marranada” en las gasolineras en esos trayectos largos y cansinos por carretera? Pues hoy, los #concurChefs, iban a tener que esforzarse para conseguir un gran plato con los ingredientes que encontraran en una de ellas, junto con unos aperos alejados de los que están acostumbrados a usar. Prueba que recuerda a la famosa #guarrindongada de @robinfood del año pasado (solo que ya sabemos que éste, ayer, empezaba en la competencia). A la furgo que se subían haciendo cábalas sobre su destino hasta que daban con él. Initry flipaba y Carlos “Bacterio Extremo” nos recordaba para qué paramos en una estación de servicio: “a mear y comer rápido, a repostar estómago y coche“. Yayo nos mostraba el utensilio viejuno con el que los cocineros iban a tener que luchar: el cámping gas, con lo que Marta revivía su pesadillas de batidora.

“Probando, probando … texturas extremas de gasolinera”
(momento Brain Storming Carlos)

25 minutos tendrían para entrar al “DePaso” y elegir los ingredientes para su plato. ¡Ojo! Todo lo que sacaran, deberían utilizarlo. El 20% del tiempo concedido para ello. Fran “Una mente maravillosa” repetía cual confesionario “es muy difícil, es muy difícil” (ayer, sin duda, fue el día más complicado para él). Sin embargo, Víctor “El jinete artista eléctrico” sonreía por parecerle “súper divertida” la prueba de esta semana y David se metía en su “tempo” para imaginar ríos y ríos de masa de repostería con Remy nadando a mariposa en ellos. Y llegaba el momento “Camela”. Carlos nos contaba sus primeros bocetos craneales sobre cómo emplatar: “en un CD de Camela” mientras nos tarareaba un poquito (Fran también se arrancó), pero no lo había y le ofrecían una peli porno! jajajajajaja La organización no le dejó. Una lástima. Risa asegurada. Sin duda, Carlos y Víctor, son los más cachondos a la hora de imaginar, crear y definir. Al menos, para el que le gusten los #disparates.

“Inmune, inmune, inmune … Maaaaaaarc?!?”

Lingüini seguía perdido en la “Fábrica de chuches” y las féminas se tomaban también con calma la elección. Marta, Rebeca, Inés y Teresa se lanzaban de cráneo por distintos tipos de ensalada. Bacterio seguía “probando, probando” y Honorato nos volvía a enseñar que, los raviolis, forman parte de su dieta diaria. Al menos, de sus huéspedes. Eso sí, preparaba cuatro cosas al mismo tiempo. La mezcla que hizo de sobrasada y piña fue calificada por Alberto “como eso que te comes a las 4 de la mañana cuando abres la nevera” (le faltó especificar “y vas pedo”, porque por mucho que el amigo nos dijera que “siendo de Mallorca sé lo que le va a la sobrasada” … como que no!!). Pasaba el tiempo y era hora de emplatar. Víctor terminaba sus croquetas de diseño y su compy de acampada alargaba la manopla para intentar cogerle algo de salsa a lo que el valenciano reaccionaba (como no podía ser de otro modo!) con un “pero qué haaaaaces?“. Sí, Honorato, ¿qué haces? Esto no tiene nada que ver con compañerismo o no. Era su plato, su salsa, su baza. Sobran más explicaciones. Esto no es un “campamento” donde compartir.

Honorato´s confussion show: “Toma, toma y toma! Ganamos la barbacoa!”

Era Susi la encargada de decidir qué plato se llevaría el brazalete de “ni me mires” esta semana. La ensalada de Inés solo sabía a anchoa. Carlos y sus golosinas recibían un “gran idea y muy bien ejecutada“. Rebeca y sus espárragos, corta, muy corta se quedó aquí. Honorato nos presentaba otro plato combinado (esta vez en vertical) pero cuya “performance mallorquina” de SOBRAsada no llegaba a nada. Víctor y sus croquetas “originales”. A Teresa le quedó “bonito” su lasaña pero le faltó … lo que parece que le ha faltado estas semanas: CREER. Fran con su snack roll tampoco triunfó: “cuesta de comer“, fue la crítica. Marc y sus “también rollitos pork” con un montaje de gigante de las montañas. David nos volvía a mostrar que es un tío muy pero que muy eficiente. Su torrija, me moló. Peña y su potaje para “no triunfar con las chicas” volvió a pasar desapercibido. Terminando con Marta y su ensalsada de lentejas que, a la postre, resultó un plato muy bien desarrollado y que le gustó a la ilicitana. Entre cuatro de ellos estaban las escasas dudas de Susi. Finalmente, Carlos “Bacterio Extremo” daba saltos a lo “Maestro Tortuga” al escuchar su nombre y coger el brazalete. Merecido. Solo por la idea de “Camela” se lo daba! jajajajaja. Víctor, mientras tanto, se desanimaba un poco porque veía que nunca llegaba al paladar del Jurado. Carlos se frotaba la barba pensando en “desfavorecer (por no decir JODER) a Marc“.

“¿Desfavorecer? jajajajaja Voy a JODERLE!!!”

Otra vez a la furgo para la PRUEBA GRUPAL que se desarrollaría en @carnedelafinca propiedad de los hermanos Jiménez Barbero, el paraíso vacuno. Los dos grupos iban a tener que cocinar (previo corte) una pieza de lomo y otra de espaldilla acompañado de 2 guarniciones y sus respectivas salsas para 100 yankis con hambruna, para lo que dispondrían de 3 horas. Rebeca “Connor” ya se frotaba las manos con la prueba. Esta semana, los grupos iban a constituirse aleatoriamente. Cada uno iría sacando su cuchillo. El azar quiso que Marc y Carlos volvieran a coincidir en un equipo. Una vez más. El equipo NARANJA: Honorato “de hoteles un rato”, Initry, Rebeca, Peña (que celebraba la tranquilidad con la que iban a cocinar) y Marta. EL GRIS el resto: Marc “una proposición indiferente”, Víctor, Fran, David y Carlos que, finalmente y por “amistad”, decidía ir con ellos a pesar de estar su “némesis” en el grupo. El Galicia´s Gate aún trae cola. ¡Un inciso! Me toca mucho los genitales que no digan abiertamente en qué consiste esto: es un CONCURSO, y si eligen a Marc de capitán no es por lo que a Honorato (entre descojone de sus compañeros) le salió de la laringe. Como bien dijo Carlos después: “elegimos a Rebeca por lo mismo que ellos“. Cada vez que hay un momento “MENTIRA ABSURDA” de éstos, me acuerdo cuando Begoña le quitó el aceite a Bárbara el año pasado. La que se lió. ¡Pero dije lo mismo! Cuánta diplomacia ridícula!.

“¿Cómo le digo a Fran que NO, coño que ese corte no me gusta?… Ah, perdona, sí, Fran, sí … Que sí, que sí …”

Empezaban a repartirse el curro y Honorato (previa retahíla de ideas que vinieron muy bien) y Peña irían a preparar el corte de la carne (sin consensuar con la capitana que llevaba otra idea en la cabeza) y Marc y Fran limarían (por decir algo) asperezas decidiendo como pasar por su quilla los trozos de carne (Marc le decía una cosa, y en el almacén, otra totalmente distinta). Carlos se erigía como capitán (sin serlo) y era secundado por el resto para “quitarse de en medio a Marc” que sigue con su “no soy yo, son los demás“. Aquí, incido en lo mismo. Personalmente, solo por este ninguneo a Marc habría envido al equipo gris a la eliminación final. Las reglas son las reglas. El resultado fue el mismo, igualmente como veríamos. Pero lo que quedó patente es que Marc, ahora mismo, está solo en esto. Impagable ver a Alberto Chicote sacado del plató de rodaje de E.T. en la escena de la casa familiar.

“A ver, Honorato, repite conmigo RE … BE … CA”
(Peña con Honorato)

Rebeca decía querer preparar un rosbif, algo que es absolutamente imposible por tener que hacerse en un horno y con la pieza entera. Como bien dijo Susi “se ha confundido con el tipo de corte“. Sí. Pero ella nos dejaba claro “que le importaba un bledo el paladar de Susi porque iban a ser los 100 yankis quienes decidieran”. NO le faltaba razón, claro está. Pero venía el momento “qué me comentas?“. Honorato venía tan contento con sus chuletones y Rebeca se quedaba planchada. Craso error no concretar antes. Marc y Fran seguían peleando con la vaca y Carlos confiaba en que el segundo impusiera su criterio sobre su actual enemigo. Cuando al fin llegaban con la carne (Teresa, Carlos y Víctor se entendieron a las mil maravillas), Marc ya se quejaba (no ante sus compañeros) amargamente de la ensalada de col escogida por Bacterio pero le soltaba un “ha sido como telepatía, me parece gran idea” …. ???? … Pero sí dejó bien claro que no estaba de acuerdo con marcar la carne antes de (al César, lo que es del César) y le faltó frotar la cabeza de un gato mientras nos decía que “ya veré yo por dónde clavarles el cuchillo” …

“Ya os cagaréis, ya … grrr … mmmm”
(Marc frente al espejo cada mañana)

Honorato seguía con su show particular y semanal y esta vez le tocaba a Rebeca por mucho que él se empeñara en rebautizarla como Teresa una y otra, una y otra vez … gran paciencia la de Connor. El momento “patata” de Bacterio llegaba con su declaración de amor por María, la que parece ser su chica. Eso sí, tras soltar un “qué buenas están las …”, viendo a las comensales llegar. Jajajajaja … Y hacía su aparición “Cañones y Mantequilla” (grandioso nombre! jajajajaja), la banda de country que amenizaría la gran comilona … y animaría definitivamente las nalgas de Honorato. Menudo bailecito se marcó … Según él, para “ganarse la confianza de sus clientes“, algo que más tarde se encargaría de borrar de un plumazo contándole como le echaron de California. En fin.  El equipo naranja optaba por ofrecerles sabores de aquí (Entrecot y chimichurri y brocheta con maiz) mientras que el gris se decantaba por el “american way of life” (solo que se quedaron cortos de salsa a rabiar): barbacoa y marinada manchega. Alberto nos recordaba que “tal vez estando muy lejos de casa no te apetezcan que te ponga paella, no? … pues idéntico para ellos. Desfilaban hacia las urnas y el “personaje de la banderita de barras y estrellas” volvía a hacer gala de su saber estar (véase highlights).

Honorato desatadado baila con una californiana …

Chicote, antes de pedirles desenfundar, tenía una charla con Marc dejando claro que lo de “capitán” del grupo lo habían desvirtualizado al pasar totalmente desapercibido por mucho que él insistiera en el deseo de buen rollismo: “no has puesto nada en el plato“. Cierto. Out of record nos decía “así, si no ganamos, me lavo las manos” … ¿Pero qué actitud es ésa? Un golpe de timón emocional debería dar este cocinero. Y llegaba el momento que, una vez más, se veía venir: Connor alzaba el verde y la cara de Carlos y el resto, todo un poema. Bacterio empezaba a maldecir por su boca (con bastante razón) por volver a la última prueba. Eso sí, realmente la idea de todo fue suya. La ejecución, mala. y Víctor sonreía mirándolo por no entender por qué era el más enfadado si era inmune.

Fran no terminó de encontrar feeling con el alce …

Para la PRUEBA FINAL volvíamos a plató y los nervios entre los #concurChefs afloraban. A Fran le veíamos por primera vez acojonadete. Teresa ya decía que eso de “me pone la prueba final” era una necedad (a la que se apuntaba Marc). Así, el programa recibía a Víctor Gutiérrez (@restauranteVG) que nos enseñaba cómo sacar un platazo del guanaco (una especie de llama). Pintaza y como siempre, uno de los grandes momentos del programa para mi. ¿Y qué iban a preparar? Pues cada cuál eligiría un cuchillo con el nombre de la carne con la que iban a tener que lidiar: Víctor, cebra (esa sonrisa me mola mucho! Insisto, creo que es el que más se divierte cocinando, y eso, sí, me mola!). A Teresa le tocaba el bisonte y pensaba en abrigos … ???? … jajajajajaja Si es que, en La Mancha, pocos, eh? A Marc, el canguro y Fran, el alce. Y David se montaría en camello por las dunas del desierto. Antes de empezar, el Chef invitado nos recordaba una máxima esencial no solo para “carnes rarunas”, sino para todo plato que se quiera cocinar: PROBAR ANTES.

Allí que empezaba la eliminatoria final y afloraban los nervios. Fran no encontraba la dichosa quinoa. Teresa los huevos para su coca (no de intuiçió jejejeje)  mientras que yo recordaba babeando los variados homenajes de los que disfruté en Sudáfrica … slurps … arf … Fran cambiaba a humus (buena reacción!) y a Teresa la veíamos muy nerviosa e insegura. El tiempo volaba y llegaba el turno de la valoración final. El tataki de cebra son semillas de papaya de Víctor solo le gustó realmente a Yayo, ya que, para Alberto, le faltaba equilibrio. Desde luego, pintaza, tenía. A Fran le quedaba un estofado de alce dulce aunque a Yayo, también le molaba. El tartar de Teresa con “coca sin huevos” diluía el sabor a bisonte: “te has llevado por delante un animal de 600kg“, le decía Alberto. Se veía venir con su elección, la verdad. A Marc, no le gustó nada que el de Carabanchel le preguntara por la motosierra con la que había cortado el marsupial recalcándole que se le “hacía bola”. Sudor, mucho sudor empezaba a correr por su frente ante la posible eliminación. Ya no estaba tan seguro de sí mismo. Y llegaba el turno de David “Lingüini”. Si ya me pareció una idea cojonuda cuando lo explicó, al ver el emplatado he de decir que me “enamoró” a pesar del cuento “de las 1000 y una noches” que soltó para describir su plato: “Gracias por hacernos viajar” fue el veredicto de Susi o “has hecho un gran trabajo, tío“, el de Chicote. Yayo también quedó prendado. ¡¡Ganas de probarlo, desde luego!! Eso sí, David en este momento casó perfectamente con el gilitema elegido para hoy: “American Hustle“. Volvía al almacén por derecho propio.

“Ea! Buey! No había otra cosa, pijo!?”
(“Porque yo lo valgo”, SUERTE!)

Llegaba el momento duro. Yayo nos advertía que había dos platos que aunque no representaban a sus hacedores, sí estaban por encima de los otros: Víctor y Fran resoplaban para volver. Marc pestañeaba y sudaba y Teresa se lo olía. “Si hay algo que me da rabia es ver marcharse a alguien que no da el 100%“, adelantaba Alberto para, acto seguido, mirar a Teresa y pedirle que “cogiera sus cuchillos y se marchara“. Una pena, la verdad. Hemos podido ver muy poco de esta gran cocinera pero, como ella mismo dijo, su cocina es más “reflexiva y necesita más tiempo de cocción“. La Mancha en la sangre y más allá. Es así. Los cacerolos y guisos manchegos, en la forma y textura que se presenten, es lo que necesitan: tiempo, y esto, es precisamente lo que los #concurChefs no tienen. Dicho por todos y cada uno, este año y el anterior. Con Spunky, Eels, despedíamos a esta gran profesional y persona. Villarrobledo me queda muy cerquita …

“Te vas a cagar, Marc!!!” (se las prometía muy felices Carlos tras la inmunidad)

Programazo de nuevo ayer. Tal vez, el mejor hasta ahora y todo por la variedad y originalidad de las pruebas y productos utilizados. La guerra “poco de fría” entre Marc y el resto de cocineros es algo que va a seguir trayendo cola. No es que lo disfrute mucho aunque parezca lo contrario. Me gusta más verlos pelear pero ante el fogón. Haber visto marchar a Teresa sin “casi verla” fue lo peor. Pero lo que sí voy a repetir de nuevo es que esto, es un CONCURSO y como tal, debe reinar la COMPETITIVIDAD y, por supuesto, la DEPORTIVIDAD, pero no la tontuna diplomática que a nadie engaña. Amigos sí, claro. Rivales, también, por supuesto.

Vamos con los Highlights:

– las ideas de Carlos para emplatar en la gasolinera con Camela y el DVD porno, me hicieron reir a carcajada limpia!! Y ya, cuando tarareó, ni os cuento jajajaja Enhorabuena por una inmunidad merecida!!

Los ConcurChefs hicieron todo lo posible por ganarse a los yankis …

– “si invitas a una chica a casa y le presentas esto, no triunfas eh?” jajajajaja Susi a Peña con su fabadita de carretera.

– El gran protagonista de la barbacoa fue sin duda Honorato. Sus bailes, su destreza gramatical, su entrega …

– “Aquí va a haber un golpe de estado“, Yayo mirando de nuevo el grupo “salvaje” formado con todos los “gallitos”.

– el momento “científico de E.T.” de Chicote en el matadero … Aunque bailando la jaca en El Hormiguero, grandioso!

– las peripecias para bajar los trozos de carne colgados de los chefs … también fue digno eh? (no había una puñetera escalera o silla por allí?)

– la yanqui pidiendo “mucha más salsa” … eso, eso, “the american way of life” … Si te viera Gordon …

– para mi, un momentazo que pasó desapercibido: el tontito de la bandera. Cuando Alberto se sentó entre los invitados y el personaje casi le mete la banderola por la nariz. La mirada que le echó … jajajajaja … personaje que más tarde volvería a hacer gala de su patriotismo ante la urna …

– “No encontraba los huevos“, Teresa … “Ahora te los enseño”, decía Alberto jajajajaja …

– y como dije anoche, me despido con una frase que puede resumir tantas cosas (y todas buenas) … “Gracias por hacernos viajar“, de Susi para Lingüini,

Una semana más, GRACIAS a tod@s por seguir aumentando las visitas a éstas, mis #GiliCrónicas. Y, como siempre, disculpad cualquier error de edición … cosas del directo. La semana que viene promete … y mucho …. ¿Hacerse cargo de un restaurante? Mmmmm … ¡Recordad! El jueves, actualización de michelines …

@disparatedeJavi

Marc en sus aposentos estudiando su próxima ofensiva pasiva …

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *