Top Chef 2, “Adivina quién viene a cocinar”

A pesar de mi virus … aquí estamos. La repesca de la semana pasada aún giraba en el cerebro de Peña y Víctor (sobre todo, este último) y el “recelo” seguía estando presente en el almacén, como señalaba Marc. Poquito queda ya para el final y los cinco #concurChefs tenían un objetivo inmediato y fundamental: el brazalete inmune, pase directo a la semifinal de esta segunda Edición. Decir aquí que las promos ya nos daban la pista definitiva para saber quién se lo volvería a ensartar en el antebrazo.

Parecidos más que razonables…

Y para empezar, Alberto nos dejaba claro que esta primera prueba era un “homenaje a todos los espectadores” del programa, dando paso a una serie de vídeos de los cocinillas que se apuntaron al #retoTopChef, entre ellos, @mamenflow, que me hizo ilusión, je,je … Así, el plató recibía al amigo Néstor Calvo y su receta estrella, arroz con bogavante pasado de brandy. Antes de nada, y como dijo Yayo, olé tus cojones por apuntarte a tal reto. “Tenemos ahora mismo un 20% de posibilidades“, decía Lingüini, dejándonos claro que se le dan bien las matemáticas. Sus caras al entrar a cocina, todo un show, sobre todo, la de Peña, digna de un thriller de Antena 3 un domingo, jajajajaja, ese entrecejo fruncido escudriñando su memoria facial de grandes chefs. “Os presento al que ha sido durante 20 años el mejor cocinero …. de su casa“, era la intro de Chicote. El reto consistía en preparar lo mismo que el “dicharachero” invitado y, si no lo lograban superar, la inmunidad quedaría desierta algo que, a priori, parecía imposible. El que fuera arroz gustó mucho a Peña y Marc, sobre todo a este último y David decía que, para el casero, esto era “un ambiernte lúdico festivo“. Viendo el ritmo que le imprimía a sus articulaciones, no le faltaba razón. Eso sí, él tenía todo picadito encima de la mesa y los profesionales debían avanzar todo ese (parece) pequeño camino dentro del tiempo del que disponían para emplatar: 60 minutos.

Parecía tener controlado el caldito y el sabor a bogavante …
Parecía …

Allá que el segundero se movía y Néstor nos iba a demostrar que su profesión parecía servirle para derrochar show. Su ritmo andando ponía nerviosos a sus rivales que, sabedores de a qué velocidad corre el tiempo, pensaban que se iba a dar de morros. Empezaba entonces una guerra poco fría entre Marc y el invitado estrella: que “si no vas llegar“, “el que corre es un cobarde“, replicaba aquél …Pero el catalán dejó bien claro que “no es lo mismo estar aquí que en casa” … ¡Nos ha jodido! Pero el doble de Goyo no se daba por enterado y seguía con sus andares. Fran a lo suyo preparando un socarrat del Coque que tenía una pinta increíble y Víctor volvía a la carga con “Fran no me ha sorprendido nada, al menos, hasta que no haga un platazo” … algo de lo que discrepo. Platazos suyos, hemos visto. El artista castellonense preparaba un arroz negre mientras que al Capitán Fanegas de la sartén le daba por husmear lo que hacían sus contrincantes. Te pasaste de parsimonia, amigo. ¡Qué distinto es cocinar para los colegas en casa con una cerveza abierta! Eso sí, no se le caían prendas a la hora de hablar de “humildad” … ¡pues a predicar con el ejemplo! Me jode mucho esta clase de actitud, pero ea .. Finalmente, se cayó de su burro cachondo y empezó a repetir como Rain Man “me faltan 3 min, me faltan 3 min ...”

“3 min, 3 min para contar granos de arroz … 3 min …”
“No llegas Fanegas?”
Néstor Vs. Marc

Parece que corres ahora un poco …!, jajajajaja, le decía Marc viendo que no llegaba. Manos arriba decía Alberto y efectivamente, el emplatado final de Néstor no era precisamente una oda al orden y simetría. Como el de casa, vaya. Que está muy bien, sí … “que no pasa náááá, pero que no era bonito, también”. Empezaba la CATA por el “Socarrat” de Fran que me encantó (aunque ya lo conociéramos) y al Jurado, también. La buena ración de Marc solo se criticó por Susi por usar un molde (totalmente de acuerdo), pero tenía “pegada“. Gustó. Peña y su “pues toma molde” sacó el arroz duro, mientras que el “negre” de Víctor (qué manía del guisante en el arroz) resultaba “denso” (Susi) y “el sabor a bogavante desparecía con el vinagre de la mayonesa de encurtidos” (Yayo): “sigo sin encajarles“, se resignaba éste. El turno final era para Lingüini y su “Dónde está el arroz con bogavante que no lo veo bajo tanta verdurITA” que, a la postre, estaba “soso y duro“. Su cara, digna. Y así, Néstor y su “caldereta” recibían la enhorabuena de Susi y un “conciso y rico” del Maestro de Carabanchel.

No, no he vuelto para irme tan pronto”
Fran strikes back …

La suerte estaba echada y tres serían los que sobresalían: Fran, Marc y el propio “Goyo”. Fran le comentaba a Marc lo que no le había molado de su plato y éste le regalaba una cara de “no me acaricies los genitaleeees … queee …”, a lo que su crítico le respondía “no es por criticar, te digo lo que pienso, coño” … jajajajaja Nervios y más nervios se respiraban. Los rostros de David y Víctor por quedar excluidos por un amateur, para enmarcar. ¿Quién conseguía el primer puesto para la semifinal? Fran “Una Mente Maravillosa” Vicente volvía con fuerza y nos recordaba al, como decía anoche Arrabal, “Almagro´s Gate” de la anterior Edición. Lo que está claro es que el plato, lleva currele. El programa nos volvía a dejar a Víctor auto calificándose de “hormiguita” frente al “Divo” Fran.

“Que no cortan los cuchillos caseros? Espera que voy …”

Para la PRUEBA GRUPAL el convoy del programa marchaba hacia Besalú (Girona) donde íbamos a disfrutar nuevamente de otra de las novedades respecto al año pasado. Marc y David jugarían “en casa”. Fran, como inmune, iba a tener dos privilegios: no cocinar y el segundo, elegir qué pareja cocinaría en casa de qué familia. Los cuchillos quisieron que Marc y Peña volvieran a currar juntos y Víctor y David, igual. Llegaban las dos familias escogidas: Expósito i Corominas, que dejaban claro su preferencia hacia la carne, y la Soler, más afín al pescado. Así, el equipo naranja formado por los dos primeros, cocinaría el pescado (algo que les gustó), y el gris, a la carnaza. 75 minutos para entrar en las cocinas y 5 minutos extras para emplatar. “El que sabe cocinar, sabe cocinar con una pala de madera o de oro“, resaltaba con toda la razón el vallisoletano. Amén. En ese tiempo debían preparar 12 raciones de principal y un postre.

A mover nalgas y discernir qué prepararían viendo las despensas. Despensas que, por cierto, estaban más que “apañaicas”. Víctor proponía hacer un arrocito y David le negaba (la madre Corominas pensaba como el primero) hasta que llegaban al acuerdo de estofar en la olla exprés. Mientras tanto, Marc se decantaba por un suquet, muy típico de la zona (su anfitriona, también), pero no encontraban las dichosas patatas, por lo que se lanzaban de cráneo a por un arroz. Y llegaba un momento que yo, personalmente, esperaba: cómo se las apañarían con cuchillos incapaces de cortar lechuguino. Los cuchillos que casi todas la madres y abuelas tienen en casa. Jajajajaja fue muy cachondo verlos sufrir con el instrumental de corte mientras que Susi resoplaba viendo a Marc descuartizar el “roqueo”. Los nervios y la falta de compenetración en el equipo naranja era evidente. Hasta tal punto que, Susi, se contagió de la #chicoteDuda y apostillaba una y otra vez a los chefs, ante todo, viendo que su plato elegido era el arroz. ¡¡Con el arroz en el Mediterráneo, no se juega!! En la casa de los vecinos, Remy nos decía tener los machos roedores bien apretados pensando en la posible venganza de Fran tras la votación en “la Armada Española”. Motivos le sobraban porque su rival afirmaba no haberlo olvidado.

“Nene, que no! Que no me traigas más chocolatinas, cuyons!”

La tensión entre Marc y Peña seguía en aumento, pero el carácter de este último hacía que le resbalara cualquier cosa que saliera de la laringe del catalán que aprovechaba para ir a destrozar el jardín de los Soler para finalizar el emplatado de su postre. Susi seguía dándole cerita a su partener. Al contrario que el otro equipo que fue dejado a su libre albedrío por Yayo y creían sacar un “estofado de cagarse la perra“. Finalizaban antes de tiempo (“por primera vez“, reseñaba el gallego) y hasta se permitían el lujo de brindar y recoger los cacharros. Llegaba el momento de la CATA FAMILIAR y Fran decía algo con lo que comulgo: “que bonito es verles trabajar“. Comenzarían por el Arroz del equipo naranja que a todos resultó “soso”, incluido el inmune de anoche, algo que no gustó demasiado a Peña y menos aún a Marc que seguía afirmando que si hubiera hecho el arroz, “Susi habría flipado” (no flipó en la primera prueba que lo hiciste solito, oiga! Gustó, sí, pero sin flipar). Entraba el guiso de mar y montaña del equipo gris previo nuevo rollo y cremita a la mamma de David. A Yayo le parecía una “combinación estupenda” y en general, gustó mucho, hasta que llegaba el abuelo Spencer y dejaba claro que “el dulce, NO“. Jajajajajaja, me estuve riendo durante un buen rato con la cara del abuelo. ¡Menudo Gif podía sacarse de ahí! Fran tampoco sabía donde encuadrar ese sabor dulzón del garbanzo … Víctor se acordaba de Remy volcando el licor dulce a la olla …

“¿Para el postre alcohol?
Nooooo, al buche!!”
(David y su afición a volcar botellas)

La hora del POSTRE. El dúo orange presentaba una “Macedonia al te y hierbas que te he cogido del jardín” que, a Víctor, le parecía demasiado simple mientras que Fran anhelaba ese “toque alcohólico“. A Alberto, la elección del te, le pareció muy acertada. Previo a la votación, se presentaba el postre GRIS, una crema de melocotón (emulando a la catalana). Las caras y gestos de los catadores (la de Chicote lo dijo todo) eran un gran preludio a lo que se escuchó de boca de todos: “buenísimo, fantástico …“, incluido el voto dirimente de Fran: “me ha gustado mucho“. Desfilaban todos los comensales por la urna e introducían su papeleta. La suerte estaba echada pero el repescado quiso dejar claro a quién había votado “a pesar de no habérselo pedido nadie“. Me gustó. Con dos huevos, coño, que esto es un concurso! Víctor y David suspiraban y votaban de alegría al ver que disfrutarían de la siguiente prueba calentando nalgas en el almacén. Peña, se temía lo peor.

“Y yo pensaba que era Avon, y éste viene a pedirme comida …”

En la PRUEBA DE FUEGO repetía @sergiarola68 y nos mostraba cómo de productos sencillos, se puede crear una tapa o plato rico, rico, que diría otro crack. A pesar de mi estado estomacal de anoche, ver esas sardinas a la espalda, me hizo recuperar el apetito. Así, Marc se mostraba encantado de enfrentarse a Peña para “quitarse otra espinita”. Para los fogones dispondrían de 45 minutos sin despensa. Alberto se había recorrido las calles del pueblo gerundense pidiendo a sus ilustres vecinos que llenaran las cajas de lo que desearan. Ésta, sería la cesta de la compra para trabajar: “ésta es la cesta del 89% de los estudiantes de este país“, decía Yayo, jajajajajaja. Qué recuerdos. Eso sí, Joli estaba encantando con que le pusieran límites para no descentrarse con tanto ingrediente e idea sobrevenida. Comenzaba la eliminatoria y en el almacén se dejaban claras las preferencias: todos (sí, digo todos) decían preferir a Peña. Algo que, nuevamente, me sorprendió de Remy cuando, supuestamente, los dos “paisanos” eran muy, muy colegas. Me habré perdido algún detalle … Marc se veía así mismo mucho más fuerte que su rival del que decía “haber tenido suerte” a lo largo del programa por haber llegado tan lejos. Sí, es posible, pero lo indudable es que, en los equipos que ha estado, ha hecho su curro, algo que no se puede decir de él con esa rotundidad. Arola les echaba un cable viendo el nivel de nerviosismo en ambos: a Marc le recomendaba colar la crema de garbanzos (demasiado grumo había) y a Peña le recordaba que un soplete y su golpe de calor, siempre es un buen amigo.

Alberto y Susi y sus miradas cómplices al despedir a Peña

Marc temblaba mientras no cesaba en su ansia por comparar su plato con el de los demás. En algo se parece a su anhelado Carlos. Mejor mirar tu mesa que hablar mirando de al lado. País éste. Finalizaba el tiempo. La suerte estaba echada y la CATA a TUERTAS empezaba por el “Pechuguito mañanero” de Peña. Jajajajajaja, luego hay gente que se queja de mi “Salmorejo Genital“, jajajajaja. Su autor decía haberse inspirado en esos bocatas de borrachuzo que te fabricas a altas horas de la madrugada. A mi, desde luego, me lo recordaba y me apetecía! A Susi le parecía seca la pechuga y Chicote destacaba la gran cantidad de elementos de la cesta vecinal que había utilizado. Turno pues para la “Crema de Cebáceos y estofado de pollo con garbanzos“. Nuevo término: “cebáceo”. Las caras del Jurado, la risa. Según Marc era la composición gramatical resultante de mezclar ajo y cebolla. No comment. El plato, desde luego, bonito era. Bastante más resultón que el anterior. El punto de cocción del pollo, también superaba a su rival.

Todo muy ajustado pero se veía venir. “2 grandes platos con tan pocos ingredientes”. Marc veía como, una semana más, se acrecentaba la leyenda de la “reencarnación de Bárbara”. Todo un superviviente, eso, sin duda. “Ni con un cazo de agua caliente, la madre que lo parió“, exclamaba Víctor. Un pensamiento extendido. Pero su mérito, tiene. El catalán le daba un abrazo de Judas al vallisoletano y éste, se despedía con el mismo carácter que nos ha mostrado a lo largo de 12 semanas: todo un señor. “Esto ha sido una experiencia de 5/6 años comprimida“, “Os quiero mazo“. Pero sería Alberto quien le dedicara una de las más emotivas despedidas hasta la fecha: “puedo decir que aquí vino una peña y se va una montaña“. ¡¡¡Suerte siempre crack!!! 

“Sí, Remy, mi arroz estaba peor que el de Fanegas …”

Nuevo programón. Se acerca vertiginosamente la final y esto se aprieta. Pruebas nuevas, originales y muy chulas que hacen que los (ahora) miércoles siga subiendo el porcentaje de bípedos que vemos el programa. Ya no hay amigo que valga allí dentro y quedan, a priori, los que han demostrado ser más fuertes y más versátiles. Eso es lo que pienso.

Highlights:

– No podía dejar pasar el parecido más razonable del programa (tras Lingüini): El Capitán Fanegas Néstor. “Clavaico”, eso sí, lo que parecía ser un tipo majete, para mi, se convirtió en alguien que no supo disfrutar de la experiencia. “Él no gana nada, ya ha ganado con venir aquí“, decía una y otra vez Marc. Pero lo cierto es que parecía que sí se estaba jugando algo … Una pena. No me gustó esa actitud.

– Ver 3 segundos a @mamenflow

– El pique show entre Marc (cómo le gustan los “fregaos”) y Néstor …

El abuelo Soler por las calles de Besalú un domingo cualquiera …

– Sin lugar a dudas, el abuelo de la familia Soler y sus caras y palabras “cariñosas” en la cata, jajajajajaja … grandioso!

– “El que sabe cocinar, sabe hacerlo con espátula de madera u oro“, #esAsí Peña.

– La #ChicoteDuda apoderándose de Susi viendo sufrir a su querido arroz. Sus resoplidos, jajajaja …

– “A veces es mejor quedar como un señor y no como un cerdo“, dijo Marc cuando Fran decidió hacer pública su votación. Claro, claro … pues a ver si tomamos nota del asunto …

– “Menos elementos pero cotidianos“, Sergi Arola.

– “El sofrito triunfa siempre“, Peña. No, siempre, no.

Y como despedida, lo que para mi es el resumen de la (para algunos) avalancha de programas de cocina en la pequeña y cada vez más estúpida caja: “Habéis conseguido que me vuelva a ilusionar con la cocina“. Así se despidió Peña y eso pensará más de uno en casa o trabajo.

@disparatedeJavi

“… si me encantan los garbanzos …”
A estas horas, el hombre, estará arrepentido … :)))

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *