#TopChef6, “Conexión Estambul”

Primera entrega internacional en estas tres ediciones. El destino, Estambul, más que suficiente para acomodar nalgas una semana más. #TopChef6 se antojaba repleto de tensión tras las promos y el show free jeta style de la semana pasada. Sin duda, no ha defraudado: “Un reto que huele muy bien y sabe mejor“, Alberto Chicote.

El discurso free style grabado a fuego en el cráneo del resto.

La PRUEBA para obtener la INMUNIDAD consistiría en preparar un steak tartar para el que deberían entrar previamente en el Mercado de las especias (qué envidia!) y recolectar en 15 minutos lo que pretendieran verter en sus creaciones. Sergio decía sentirse encantado con eso de llegar, arramblar y no pagar y Alejandro flipaba con el manar de la especia. Mari Paz Ripley nos aclaraba (si era necesario) que deseaba ver a Oriol fuera sí o sí y “cargárselo en cuanto pudiera” y éste, siguiendo esa línea de coherencia a la que nos tiene acostumbrados, declaraba sin temblores que ahora sí, deseaba la inmunidad.

Un plato de Asia pero que ha triunfado en Europa y crearon los mongoles“, introducía Susi. Solo Luca estuvo acertado en la respuesta. 88 puestos por delante y el tiempo comenzaba a correr. Mientras Oriol habría preferido ir de turista y a Álex le ofrecían “viagra”, Platero buscaba huevos desesperadamente. Luca y “el Planchaico” parecían muy tranquilos. Paco Roncero apostaba, una vez más, por la base segura del plato y por buscar esa especia que le diera el subidón sobre los demás. Lógica y coherencia, resultado seguro. No pensaron igual la mayoría de #concurChefs.

“¿Tras la cata de los platos, podría decirme cuál se parece más a un steak tartar?”

El tiempo de compra finalizaba con Sergio sobre la bocina. Ahora, 20 minutos para preparar el plato. Mari Paz continuaba con sus deseos de ver al catalán histriónico fuera del programa mientras calzaba en su steak una yema de huevo de velociraptor abrazado a una parra turca y Sergio se peleaba con las yemas de codorniz (qué putas son!). El crono volaba y llegaba el momento de la CATA: “vamos a tartarear“. Algunos emplatados de los de ayer … dignos de una #guarrindongada casera, todo hay que decirlo. Vale que desde que lo montan hasta que se graba la cata en sí seguro que pasa un tiempo precioso para la estructura del plato pero …

“¿Lo ha escupido?”

Alejandro Platero presentaba su “Steak con Ras el Hanout“: soso y sobrao de especias según su creador por “tener el paladar muerto matao” de tanto ir probando su plato. Carlos y su “Steak con una especia muy típica de aquí y mayonesa” (??) también quedó sosaína. El de Luca siguió el mismo camino a pesar de que, a la vista, parecía muy apetecible y el “Three different styles” de Oriolno estaba ni medio bueno“, sentenciaba Chicote. Llegaba el turno de Montse y … ojo porque, como dijo Carlos, “se le fue la olla“. Menudo mejunje tú. A mi me pareció ver que hasta la yema de huevo reverdeció. El de Álex tenía mucha mejor pinta pero pasado de picante. Llegaba el turno de la teniente Ripley y uno de los momentazos (para ella seguro que no) de la noche: como no podía ser de otro modo Alberto flipó con el tamaño de la yema esclafada (“no había de avestruz?“) y, segundos más tarde, con lo maligna que está la hoja de parra (doy fe) escupió lo que se había metido en la boca. Paco Roncero se descojonaba y hacía que los otros dos jurados también rieran ante el apretón de mandíbula de Mari Paz. Marcel pasó también de puntillas por esta prueba. Turno para Sergio y su “Steak y flores de rosa” que “no aportaban nada“, según Susi. Empezaba a vender su plato y Paco le cortaba rapidito. La suerte estaba echada. Finalmente el Jurado se decantaría por el de Luca. Inciso. La promo nuevamente dejó demasiadas evidencias de que tenía papeletas para ser él.

Álex tuvo su pequeño momento de gloria berreando a Oriol. Con razón.

Junto al Puente Bogazici, Bósforo, se iba a desarrollar la PRUEBA GRUPAL. Luca, ejerciendo sus privilegios, era vilmente engañado y escogía a Marcel esperando que formara parte de su equipo. No fue así. Lo que hizo realmente fue nombrar al capitán del pelotón rival. Su ventaja consistiría “únicamente” en tener 5 miembros y no 4 y elegir primero, por tanto. Sergio, Platero #meLaTrufa, Teniente Ripley y “el Planchaico” serían sus marines de pañuelo gris. Álex, Montse y Oriol “al gas que me sale de las pelotas” serían los peones naranjas del alemán cada vez menos paciente.

Quiero darle otra oportunidad a Oriol“, decía éste. Nadie lo entendía. En casa, menos. “Como para darte más gas“, jajajaja, le decía Alberto. Mari Paz fue la última en ser elegida porque, por unanimidad, todos pensaban que aún no le habían visto cocinar. 80 minutos para realizar un plato salado y otro dulce que degustarían 30 turistas a bordo del barco donde Paco Roncero no se separaba de la mesa de féminas.

“¡Vuelve a decir dürüm! ¡Vamos!”

El tiempo comenzaba y asistíamos a una embestida free style contra “me las trufen todas”. Lamentable, todo hay que decirlo. El catalán, como más tarde comprobaríamos, se lanzó cual foca sobre arenque para intentar llevarse todo el pan turco para nada y reía histéricamente como tras una mala descompresión. “Es demasiado free style para mi“, decía luego Platero. Y para mi también. Montse encantada con su labor en los postres y Luca y Sergio decidían utilizar las berenjenas para mezclaras con mejillones al curry. Pero Marcel no tendría tan fácil convencer de su menú a Oriol. Emperrado en utilizar carne para hacer un dürüm, “su plato estrella y que representa la calle de Estambul“, volvió a dar muestras de que lo de la disciplina, el callar, acatar y hacer no es lo suyo. “Soy un artista“, dijo con los genitales inflamados pero no molestos. Marcel tuvo que respirar profundamente y con un tono más que diplomático le dejó claro que el plato era el pescado … y ¡punto!

Sí, así me siento cada vez que te escucho.

Él, como no podía ser de otro modo, no se quedó contento y siguió regalándonos unos cuantos minutos de insufrible lamento hasta que Clavijo le dijo que se tocara el pijo y se pusiera a currar. Montse sufría la ya clásica #ChicoteDuda que, como veríamos minutos más tarde, solventó con creces. Oriol nos descubría su obsesión por los mocasines de punta y seguía con su guerra de trincheras contra el andaluz de “punta en blanca”. Éste, olvidando el incidente de los huevos donde no quiso darle al contrario ni la cáscara, se indignaba porque no querían compartir “vainilla”. Coherencia, señores, coherencia.

Montse no dudó un momento de su arroz quemado turco. Los demás, un poco sí.

En el equipo naranja amainaba la tempestad style al darse cuenta de que su dürüm quedaría atrapado en su cráneo y no en el plato. Decidió trabajar para el equipo y, a la postre, para su propio bien enamorado del fileteado de pescado. Montse veía a los grises muy confiados y como los “acólitos de Sergio”, al que preguntaban hasta el punto de sal del plato por haber “perdido el paladar” con tanta especia. Afirmación varias veces repetida anoche … no sé … será que yo tengo ya mi boca anestesiada de tanto utilizar mis botecitos … pero a mi me hacía sonreir. Llegaba el barco a golpe de “rataklá” del de Carabanchel y una vez dentro, disponían de 10 minutos para emplatar y servir.

“¿Con o sin punta el mocasín?”

El equipo GRIS presentaba de primero un “Baba Ganoush con mejillone al curry” que, en líneas generales, pareció triunfar entre Jurado y comensales. De otro lado, el NARANJA servía su “Llampuga con bulgur, yogur y cilantro” que también encantó a todo el que se lo metió al gaznate. La prueba era la más reñida hasta la fecha. Turno para el postre gris que consistió en una interpretación del típico pastelillo turco que tenía pintaza. Soy poco dulzón, pero de éstos, me comía … “Lo suyo es un arroz con leche“, decía Carlos menospreciando el postre contrario. Y así, mientras su creación parecía ganar llegaba el de Montse que despejó dudas en los paladares: “esto está rico, eh?“, aseguraba Roncero. Oriol se declaraba seguro de ganar la prueba. Mientras esperaban que los turistas votaran el MEJOR menú, estallaba el escándalo “mocasín”. Catalán y andaluz no podían reprimirse y empezaban una guerra dialéctica que seguirá hoy día, seguro. Susi por primera vez en seis programas felicitaba a los dos equipos antes de dar paso al desenvaine clásico: ante la sorpresa de más de uno fue Luca quien extrajo la hoja roja y mandó a sus compis a la última oportunidad. ¡Menudas caras se vieron! La de Montse … de regocijo. La de Oriol … ni te cuento proponiendo apostar!

“¿Ha dicho fusión?”

De vuelta a Madrid, la ÚLTIMA OPORTUNIDAD iba a consistir en la FUSIÓN. “Veo caras de me quiero quedar pero uno va a tener que irse …“, introducía Alberto antes de presentarnos a Chakall que nos prepararía una plato integrador de cuatro culturas: turca, vietnamita, libanesa e hindú. ¡Para empezar y no parar! Gran tipo éste.

Cuatro tipos de cocina fusión les esperaba bajo las cajas: Platero descubrió que le tocaría “Española-Oriental“, la especialidad de Alberto que sonreía. Mari Paz se encontraba con la Nikkei. Sergio con la Cajún (me encanta) y Carlos con la Balti (la adoro). Realmente no sé cuál de las cuatro me gusta más. Todos tenían cara de acojonamiento máximo porque como dijo el valenciano de la trufada de genital rápido: “ninguno hacemos esta cocina“. En 60 minutos deberían utilizar indispensablemente los elementos de sus cajas sorpresa y lo que quisieran de la despensa antes de ser juzgados por una cata a ciegas.

Diagnóstico oficial no es necesario, no.

Decir que sigo echando de menos más planos de manos currando. Me gusta ver las manos de cocineros en faena más que sus torsos y caras. En el almacén, Oriol seguía alimentando su escape de gas continuo diciendo de Carlos que tenía miedo a lo que varios le replicaron “pues si lo tiene, lo disimula muy bien“. Ripley se liaba con la “pasta misu“, más conocida como “misuputamadre la conoce en mi casa”. Carlos nos daba lecciones de fusión picando el jamón york para incrustarlo en su plato. Además comprobábamos como tampoco sabía qué era un papadum (mi snack preferido) ni cómo cocinarlo: frito o … cocido?? Como veríamos en el emplatado final lo puso CRUDO! Esos cortes tan triangulares una vez frito el pan de lenteja es imposible hacerlos, os lo aseguro. En ésas que dejaba a Platero sin sartenes y para reponerle le quitaba otra a Sergio. Sí señor, organización ante todo. Los cangrejos de Sergio huían de la quema y el tiempo iba expirando. La palabra de la noche continuó siendo “mocasines”.

A Chicote le moló mucho la fusión trufera de Platero.

Fin de tiempo y se retiraban al almacén a ver por la pantalla las anotaciones verbales del Jurado durante la CATA. El primero en salir a la palestra fue el “Mar y montaña de cangrejo y mini albóndigas” de Sergio que resultó ser “más francés que otra cosa“. Ya lo dijo él … que la cocina francesa sí, pero fusión … El “Salteado Pak Choi” de Platero encantó de primeras a Alberto, y que las verduras estuvieran crujientes entusiasmaron a Susi (y a mi! es una obsesión lo que tengo con este tema). A pesar de parecer que todo lo bueno se iba al garete, fue el plato mejor valorado. Turno para el “Chutney, arroz con leche de coco y papadums” de Carlos. El peor emplatado con diferencia también llevaba como regalo un arroz duro y, como digo, el papadum crudo. Ya teníamos “ganador” incluso antes de ver el “Nigiri de ceviche” de Ripley. A los ojos, bonito. Al paladar, menos para Alberto, bien. Sorprendente para no tener ni puta idea de lo que hacía. ¿Suerte? Tener suerte a la hora de cocinar es muy raro. Eso pienso yo. Alberto señalaba que el que más le gustaba era el de “su estilo” y como parece tenían difícil la decisión optaron por escoger al “que más había metido la pata“. El veredicto era indiscutible. Carlos “el Planchaico” veía como Mari Paz y Platero volvían con sus compañeros. Ni la Purísima del mocasín impecable le salvaba ya. “Bye bye mocasines, a tomar por culo ya“, señalaba Oriol en una nueva demostración de saber estar.

Carlos no pudo irse sin dejar recaditos.

Me llevo amigos … y enemigos también“, no se resistía a apuntillar el andaluz. “Es una pena, todavía tenía mucho que dar, pero bueno, me ha tocao“, terminaba él. Entre lágrimas se despedía ante cámara recordándonos que Luca, Mari Paz, Sergio y Marcel tenían su teléfono para cuando quisieran. En el almacén Oriol se debatía entre confesar sin pestañear el odio que sentía hacía más de uno. ¡Buena suerte siempre Carlos! La promo de la semana que viene ya me daba el #giliTheme venidero … todo un clásico. Programa emocionante y repleto de subidas y bajada de tensión entre los concursantes. Se nota que el hambre aprieta. Eso sí, repito: ¡quiero ver más manos trabajando!

Vamos con los highlights:

– el interior del Mercado de las especias … que alguien me lleve y me deje cuatro días!

– el pitido continuo de oidos de Oriol tal vez se deba a su inestable pensamiento: hoy quiero la inmunidad, mañana no … Álex le repitió a su estilo C3PO: “ahora quieres la inmunidad, no? Ah, perdona, eh? Ah, perdona, eh? Ah, perdona, eh? … Basta!

La especia nubló el paladar y juicio de más de uno anoche.

– la yema prehistórica de Mari Paz en su steak … que acabó con el momento escupitajo y descojone. Ella intentó excusarse en que había utilizado cosas típicas turcas a lo que Paco Roncero le respondió: “no,no, si nos parece bien que se coma mucho aquí …” jajajaja … pero menudo horror! le faltó decir.

– otro zás de Roncero: “Sergio, no me jodas, qué amargor y qué amargor del tartar?” jajajaja … no me cuentes milongas, traducción.

– momento carga de hombros entre Oriol y Platero … “me he peleado por esto para nada!“, rabiaba después el catalán … nadie dijo que te abalanzaras como un desequilibrado por el pan. ¿Preguntaste si lo necesitabais?

– A Carlos “le ponía cachondo” el tema de la obsesión free style por el calzado limpio.

– Siempre nos quedará la duda de qué hubiera pasado si Marcel abdica frente al dürüm estrella de Oriol …

“¿Otra semana de gas?”

– La reacción de Platero al saber que tenían 60 minutos para fusionar: “juás! aquí se cocina con el dedo en el culo

– “Balti no era un jugador de fútbol?” … Carlos.

– el gran Chakall: “respira!” … Mari Paz “no que pierdo el tiempo” …. “Da igual, respira que lo ganas” … mientras que ella le cucaba un ojo para sonsacarle jajajajaja.

– el subidón de la teniente Ripley final: “no teníais ganas de verme cocinar? Es la hora de callar bocas!!

– no puedo dejar de incluir en esta sección la promo de la semana que viene viendo correr a todo dios!! Esa prueba … promete … y mucho! jajajajaja

Gracias a tod@s!

GiliConcept Art & Writting by @disparatedeJavi

GiliMontaje Carátula by @silviacalavera

“¿Realmente alguien lleva mocasines hoy día?”

 

Comentarios

  1. Loli dice

    Me encantan tus crónicas y hoy tenía que comentar! Sé que hay q llevar las cosas con humor pero realmente me parece que el colegui Oriol está llevando la competición por sendas peligrosamente parecidas a Gran Hermano…. no sé si merece la pena ir por ese camino. Menos mal que tenemos a Chicote y los otros chefs pendientes y dispuestos a ponerle en su sitio pero cada programa se hace más duro ver como este pavo hace cualquier cosa menos cocinar.

  2. Barbara dice

    Javier, como siempre tus #gilicronicas son geniales!!!!! De verdad piensa en escribir un libro sobre el programa relatándolo!!!!! Yo lo compro fijo!!!!!

    • dice

      Jajaja, gracias Bárbara … un e-book con los giliGifs incluidos eh?! jajaja … ya solo me falta el editor que me lo “Craufunde” jajajaj … Gracias de nuevo! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *