Isco, simplemente, quédate

El que tenga valor y tiempo de leer mis disparates sabrá que Isco Alarcón es una de mis debilidades. Un jugador como él escasea en el panorama balompédico y, dejarlo marchar o marchitarse, sería un error imperdonable del Real Madrid. ¿De Zidane o Florentino? Me es indiferente, imperdonable.

Ha llegado el momento en que una situación que se sabía ocurriría parece empezar a enquistarse. La renovación del duende malagueño sigue parada y, según los medios, rumores y susurros de baños públicos, el motivo no es otro que estar cansado de no tener los minutos que entiende debería por su calidad y rendimiento. Razón no le falta en absoluto.

Resultado de imagen de Isco gif

“Chss, eeeeh, que no quiero que me pase como a ti en París”

El jugador del, todavía, Real Madrid posee un talento fuera de serie reconocido por todo aquel que le guste la pelotita. Su posición natural, la media punta, no le ha hecho favor alguno en la dinámica que el equipo tomó desde la llegada de Ancelotti al banquillo y otra de esas modas pasajeras del fútbol: los sistemas de juego. En este deporte van por lustros o décadas. Del 4-4-2, al 4-2-3-1. Hasta hace bien poco parecía que el 4-3-3 perduraría en el tiempo pero un 5-3-2 asoma por el vestuario como un tímido juvenil. Los extremos han comido terreno a los antiguos “10” e Isco no iba a ser menos.

Pero si el jugador viste de blanco es gracias a Zinedine Zidane que sabía de su magia y en su equipo lo quería. El mismo que debería forzar a su querido Presidente a bañar de oro al malagueño y el mismo que debería replantearse fijar un sistema en base a los grandísimos peloteros que la plantilla tiene y dejar a los velocistas para las acciones puntuales del juego. La BBC puede desterrar a tierras enemigas “la Magia” del vestuario. ¿Quién sabe si a un rival de los que vuelva a parasitar de rabia berserker las barbas vikingas? El miedo y el temor ya están servidos.

Con 25 añitos, aún por llegar a su plenitud física y de juego, dejarle ir dolería mucho más que las salidas en su momento de Özil o Di María que tantos pensaron lastraría al Real Madrid. Isco Alarcón es un jugador inigualable esta plantilla y cientos de otras y, ni siquiera el mejor James, pestaña bonita de Florentino Pérez, le llega a la calidad de sus tacos. Futuro más que inmediato en La Roja y brújula de su juego. Isco, simplemente, quédate. Por favor. No podemos pedirte otra cosa. A ti, Zizou, estoy seguro que tampoco hace falta decirte mucho más.

(Foto portada: deportes.elpais.com)

@disparatedeJavi

Resultado de imagen de goblin movie gif

La primera tarea de Zidane: rebajar la rabia que debe acumular.

Comentarios

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *