Real Madrid vs Bayern Munich, un partido de 210 minutos

El Real Madrid está en semifinales de la Champions League por séptimo año consecutivo, algo que no ha conseguido ningún otro equipo, tras pasar por encima del Bayern de Munich en una eliminatoria de 210 minutos por más que pese a muchos todavía esta mañana.

Los blancos tuvieron que escuchar risas y comentarios tras el sorteo de cuartos de final, ése que tiene bolas calientes dependiendo del rival que toque a culés o colchoneros. Hasta un buen amigo blaugrana me espetó que fuera “serio” cuando no daba por favorito para esta edición al equipo de Ancelotti. Pues eso. El resultado final, por mucho que algunos sigan rabiando como hienas sin sarna que rascar, ha sido más que justo. Los pupilos de Zidane pudieron dejar más que cerrada la eliminatoria en Alemania, donde un Neuer inconmensurable dejó con vida a sus compañeros. Sí, en tierras germanas, donde el árbitro se inventó un penalty de Carvajal con 1-0 en el marcador y miles de manos catalanas y afines frotándose con risa maligna. Ya no se acuerdan de esto. No pudo ser. Tendrán que seguir esperando. Al igual que anoche.

Resultado de imagen de ancelotti gif

Mejor medicarse antes de chochear …

Durante 180 de los 210 minutos que ha durado esta ELIMINATORIA solo hubo un equipo que diera la sensación de tener controlado el partido y poder ganarlo, y ése, fue el Real Madrid … y lo sabéis. Eso es un hecho indubitado por muchas cataratas que rieguen vuestras pupilas y cráneos. ¿Que fue clamoroso fuera de juego el 2-2 de Cristiano Ronaldo? Sería de necios discutirlo. ¿Que Vidal no tuvo que ver la segunda amarilla por ese robo a Asensio? Igual de indiscutible que debía haber abandonado el terreno de juego con 0-0 muchos minutos antes. ¿Del 1-2 y la posición de Lewandoski en fuera de juego tras el pechazo de Müller tampoco tenéis nada que decir? ¿Que Casemiro debió ver también la roja tras el penalty a Robben? Igual de cierto que la falta dentro del área que le hicieron al brasileño y que el ya famoso árbitro húngaro se tragó. Y no, no me digan como anoche que Helguera, ese sabio olímpico, dijo que no lo fue. ¡Qué cosas!

En el Allianz Arena solo hubo un equipo durante 75 minutos. Anoche, en el Bernabéu, durante 100, el mismo. En Alemania solo Neuer sostuvo las esperanzas teutonas. Ayer la escasa puntería blanca. Podríamos dialogar sobre la inteligencia deportiva de Javi Martínez o Vidal, pero eso tampoco os interesa. O que mi entrañable Carlo Ancelotti no supiera, una vez más, cómo meterle mano a un grande. No incluyo al Arsenal. Cuenten el número de ocasiones, hagan un favor a su tensión arterial. No hay más preguntas Señoría. Busquen y hurguen donde quieran pero estos hechos no pueden rebatirlos racionalmente.

En definitiva, el culé debería preocuparse más del club de amigos que Luis Enrique tiene montado antes que seguir rabiando por las victorias del Real Madrid, aunque eso me siga divirtiendo como nunca. ¿Cómo se puede ulcerar tanto por un húngaro invidente cuando un turco germano tuerto lió la que lió hace unas semanas? Entonces ya dije que, a pesar de sus múltiples meteduras de pata, prefería que pasara un equipo que apostó por jugar al fútbol y no acurrucarse en su ventaja de 4-0. Pero, ayer, el culé rabioso (no ése que sigue viendo, que los hay) prefería rascarse furiosamente las retinas buscando argumentos que afearan la JUSTA clasificación de los blancos antes que preocuparse por lo que su equipo pueda hacer esta noche, siempre espoleados por los tuits de uno de sus estandartes de estupidez y experto en distraer la realidad de su casa moviendo masas de población con antorchas en la mano como hizo en su momento, en el bando contrario, un portugués. Me sigo divirtiendo.

La “Maldición Champions” pondrá en su sitio todo. Dejad de sufrir. Yo no me escondo tras “comodines”, deberíais saberlo ya. Ésos que me llamaban “loco” o “poco serio” al apostar por una final entre Atleti y Juve, cada minuto que pasa sobre el piso, parecen estar más cerca de mi desequilibrio. Pero, mientras tanto, hay que seguir disfrutando el momento. Al rico #disparate.

(Foto portada: Mundodeportivo.com) He creído conveniente escoger este diario por su objetividad crónica.

@disparatedeJavi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *